Consejos para prevenir las infecciones de oído en verano

Home/Salud auditiva/Consejos para prevenir las infecciones de oído en verano

Cada vez notamos más la llegada del buen tiempo, una señal de que el verano está cada vez más cerca y con él, las ansiadas vacaciones. En ellas aprovechamos para hacer un sinfín de actividades que son esenciales de esta época del año, como bañarse en piscinas, playas, ríos o asistir a festivales y multitud de fiestas.

Aunque es cierto que hay que disfrutar cada día, no debe estar reñida la diversión con la salud, tomando las precauciones necesarias y prestando atención a una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre esta temporada: los oídos.

Un baño en el agua para refrescarnos frente al calor puede acabar siendo peligroso, llegando a causar otitis, provocada por bacterias u hongos. Algo que todos debemos saber es que estos microorganismos coexisten correctamente en nuestro conducto auditivo. Pero el constante contacto con el agua acaba cambiando el pH de la zona derivando en el aumento de estos y provocando, consecuentemente, la infección. Incluso este riesgo puede aumentar si el agua contiene sustancias químicas como el cloro de la piscina, o si se encuentran sustancias estancadas como en los ríos o lagos.

Cómo reconocer que tienes una infección de oído

El síntoma más obvio y que antes se percibe es el dolor. Lo puedes comprobar fácilmente presionando la parte de la oreja que cubre la parte interna. Y si este es tu caso, estarás sufriendo una otitis provocada por hongos. Sin embargo, si tu sensación es más de picor, será una infección  fúngica.

Por otro lado, un signo muy visible es la supuración, es decir, la formación o expulsión de pus. Cuanto más verdosa, más bacterias habrá.

Consejos para prevenir las infecciones de oído en verano

  • En primer lugar, debes tener en cuenta la zona en la que te vayas a bañar, procurando hacerlo en aguas de calidad controlada, ya que nuestro sistema auditivo está preparado para soportar agua limpia. En cambio si hay gérmenes como en las aguas estancadas, es dónde pueden surgir más problemas.
  • A continuación, en el momento del baño, debes ser consciente de que si vas a permanecer mucho rato en el agua es aconsejable que uses tapones homologados.
  • Además, debes tener cuidado con las zambullidas e inmersiones, porque un cambio brusco de presión en los oídos como consecuencia de la rápida entrada de agua puede ser perjudicial para la salud auditiva.
  • Finalmente, cuando salgas del agua para el secado, ladea la cabeza para que salga el agua, con una toalla de baño fina da pequeños toques comprimiendo el oído pero sin llegar a introducirla, y por último, seca la parte externa. Descarta por completo la opción de usar bastoncillos ya que pueden provocar lesiones e infecciones.
  • Por otra parte, como hemos nombrado anteriormente, las fiestas también comprenden determinados riesgos a causa de la música y los ruidos fuertes. Los sonidos por encima de 80 decibelios afectan a nuestro sistema auditivo, y en estas festividades la intensidad es muy superior. La mejor medida es proteger los oídos con tapones especiales, así como dejar descanso para nuestros oídos entre las diferentes exposiciones al ruido.

Doshoydos, profesionales en salud auditiva

El verano es, sin duda, un periodo en el que disfrutar al máximo, descansar y recargar pilas para el resto del año, pero siempre con cuidado para que nuestras acciones no afecten a nuestra salud auditiva.

Si se da la situación de que percibas cualquier pérdida auditiva o problemas en el oído, acude a tu centro auditivo Doshoydos más cercano donde nuestros especialistas te atenderán y valorarán cuál es el tratamiento más adecuado para ti.

2019-06-20T13:09:59+00:00 20 Junio, 2019|Categories: Salud auditiva|