Los sonidos más agradables para nuestros oídos

Home/Salud auditiva/Los sonidos más agradables para nuestros oídos

Nuestro sentido del oído sirve para mucho más que escuchar. También es importante para el equilibrio o para estimular nuestro cerebro. Además, nos permite interpretar los sonidos de nuestro entorno y nos ayuda, a su vez,  a relacionarnos con él. Existen unos sonidos más agradables que otros, como explicamos a continuación.

De hecho, antes de nacer ya tenemos presente multitud de sonidos como el latido del corazón o la respiración de nuestra madre. Y una vez que nacemos son muchos los sonidos que nos acompañan en nuestro día a día, tanto familiares como desconocidos, agradables o desagradables, los cuales influyen en nuestro desarrollo.

Con todo ello se consigue establecer una estrecha relación entre el oído y nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, escuchar música clásica restablece conexiones neuronales y desarrolla ideas; por su parte, la salsa, nos proporciona un estado de activación y relax al mismo tiempo. Para una inyección de adrenalina,  ¡el rock es el aliado perfecto!

Pero concretamente, existen algunos sonidos más agradables en los que todos coincidimos. Estos son capaces de relajarnos y transformar un mal día en uno bueno en tan solo minutos, o provocarnos las mejores sonrisas al recordar algún momento especial.

Los 10 de los sonidos más agradables para escuchar

  1. Sin duda la lluvia cayendo sobre el tejado o golpeando las ventanas es uno los que resultan especialmente relajantes, y si lo acompañamos de peli, manta y sofá tenemos el plan perfecto para un día de desconexión.
  2. La sensación al escuchar el sonido anterior se puede asemejar a la que sentimos cuando estamos en plena montaña y oímos el tranquilizador murmullo de un arroyo.
  3. Asimismo el sonido del agua recorriendo el cauce del río podríamos complementarlo con el canto de los pájaros por la mañana.
  4. El crujido al pisar la nieve, siempre acompañado de una preciosa estampa invernal, siendo un verdadero lujo tanto para el sentido del oído como el de la vista.
  5. Durante un duro día de trabajo basta con cerrar los ojos y pensar en el sonido de las olas del mar rompiendo en la orilla de la playa y nuestra expresión facial cambia. Estar tumbado en la arena escuchando este característico sonido, sin duda, es un gran placer.
  6. El ronroneo de un gato cuando estamos acariciándolo.
  7. El sonido de las ramas de los árboles entremezcladas con el viento de finales de verano.
  8. La risa de un bebé, sus primeros instantes de felicidad que consiguen contagiárnosla transmitiendo una magia especial.
  9. Escuchar nuestra canción favorita, el remedio para todos los males y la mejor compañera en los momentos inolvidables.
  10. El gorgoteo de la botella de vino cuando se sirve en la copa, servida para acompañar una increíble velada al lado de una persona querida.

DOSHOYDOS, expertos en salud auditiva

Ser capaces de percibir estos sonidos nos provoca muchas emociones, alegra nuestros oídos y mejora nuestro estado de ánimo. Pero para poder hacerlo es necesario mantener una correcta audición. La edad o el paso del tiempo pueden ser dos grandes problemas y acabar dañando nuestra salud auditiva. Por ello, para evitar posibles problemas es recomendable realizar periódicas pruebas auditivas. Los expertos de DoshoyDos llevarán a cabo de manera profesional revisiones con el fin de asegurar una óptima salud de tus oídos a lo largo de tu vida.

 

2019-07-16T10:53:39+00:00 16 Julio, 2019|Categories: Salud auditiva|