Conocer y entender mejor la pérdida auditiva

Home/Discapacidad auditiva/Conocer y entender mejor la pérdida auditiva

Por qué sucede la pérdida auditiva y qué debemos hacer cuando empezamos a notarla

Os traemos un interesante artículo dedicado a la protección de vuestro bienestar auditivo, ¿cómo detectar posibles pérdidas auditivas?, ¿qué hacer en caso de que estemos perdiendo audición? En DOSHOYDOS® os explicamos paso a paso lo más importante de esta afección y como mejorar vuestra salud y calidad de vida.

El oído humano es un sistema complejo que transmite y procesa los sonidos. Es capaz de diferenciar entre una extensa gama de intensidades y frecuencias aquellos sonidos que son necesarios para el entendimiento humano.

Nuestros dos oídos, trabajan en coordinación con nuestro cerebro para oír y  procesar toda la información. Un problema con cualquier parte del sistema puede causar una pérdida auditiva.

DOSHOYDOS® es un centro de salud auditiva donde cuidamos de la salud de sus oídos; previendo, diagnosticando y tratando cualquier pérdida auditiva que pueda padecer.

¿Por qué sucede la pérdida auditiva?

El oído se divide en 3 partes principales o secciones:

Oído externo: cumple la función de recoger el sonido. Las vibraciones del sonido causan un movimiento del tímpano, el cual está conectado a una cadena de tres pequeños huesecillos en el oído medio.

Oído medio: intensifica la energía de la vibraciones del sonido y las conduce a la cóclea en el oído interno.

Oído interno: La cóclea es el verdadero órgano de la audición. Dentro de la cóclea hay miles de células ciliadas. Estas células ciliadas son sensibles a las diferentes frecuencias e intensidades del sonido.

En DOSHOYDOS®, nos encargamos de realizar pruebas de audiometría y otoscopia completas que determinan el tipo de pérdida de audición que nuestros clientes pueden padecer. De este modo, conseguimos tratarla de la mejor manera posible, ajustándonos a las necesidades de cada tipo de pérdida auditiva.

Las pérdidas auditivas pueden ser:

– Pérdida auditiva conductiva. Sucede cuando un problema en el oído externo o medio interfiere con la transmisión del sonido. Por ejemplo, una gran acumulación de cerumen, perforaciones en el tímpano, infecciones o crecimientos en el oído externo pueden interferir en la transmisión del sonido. La condición denominada otosclerosis   causa que la cadena de huesecillos se torne rígida y éstos no puedan vibrar como es debido. Ciertos factores genéticos pueden, también, causar una pérdida de audición conductiva.

Con frecuencia, la intervención médica puede corregir o mejorar este tipo de pérdida auditiva. Cuando esto no es posible, los audífonos son los que nos ayudan a corregir la pérdida auditiva y evitar el deterioro de nuestros dos oídos.

– Pérdida auditiva neurosensorial. Es la que encontramos cuando hay un problema en el oído interno, ya sea en la cóclea o en el nervio auditivo.

Existen muchas razones para este tipo de pérdida auditiva, la más común se debe al deterioro causado por el envejecimiento y/o la exposición prolongada a sonidos fuertes de las células ciliadas, células encargadas de transmitir el sonido y los fonemas al nervio auditivo.

El 90% de todas las pérdidas auditivas son de tipo neurosensorial. La intervención médica difícilmente ayuda en este tipo de situación. Afortunadamente los audífonos nos ayudan a mantener estas células ágiles, además la rehabilitación o entrenamiento auditivo también pueden ayudarnos.

En DOSHOYDOS® trabajamos el entrenamiento auditivo adaptándolo a las necesidades personales de cada uno de nuestros usuarios. Conseguimos una perfecta combinación entre el uso del audífono y la práctica del entrenamiento auditivo que ayuda a mantener activo el oído interno.

– Pérdida auditiva mixta. Como su nombre indica, es la combinación de las dos anteriores. Este tipo de perdida también puede beneficiarse del uso de los audífonos.

¿Cómo proceder?

Cuando se pierde audición, generalmente son los sonidos más agudos, aquellos que están en frecuencias altas, los que primero empiezan a deteriorarse en nuestros oídos; el sonido de los pájaros, por ejemplo.

A medida que avanza la pérdida auditiva, los sonidos necesarios para el entendimiento del habla también comienzan a verse afectados. Dejan de percibirse las consonantes suaves de alta frecuencia y se hace más complicado mantener una conversación. Progresivamente, nos damos cuenta de que cada vez nos cuesta más esfuerzo escuchar lo que nos están diciendo. Nos damos cuenta de que oímos, pero no llegamos a entender, todo se convierte en un murmullo.

Por todo esto, DOSHOYDOS®, como centro de salud auditiva, recomienda realizarse una evaluación auditiva completa una vez al año para poder prevenir y comprobar que nuestra audición se mantiene estable y nuestros dos oídos sanos.

En nuestras instalaciones disponemos de la más alta tecnología auditiva, nuestros audífonos se conectan a las fuentes de sonido más habituales en el día a día; el ordenador, el teléfono móvil o la televisión, proporcionando a nuestros clientes la mejor calidad de audición y la mayor comodidad.

 

 

 

2017-06-13T18:39:18+00:00 8 Marzo, 2017|Categories: Discapacidad auditiva|