¿Cómo protegemos los oídos del frío?

Home/Salud auditiva/¿Cómo protegemos los oídos del frío?

Con la llegada del frío y las bajas temperaturas, nuestros oídos empiezan a estar expuestos a elementos externos que pueden afectar a nuestra “salud auditiva”. Por eso, resulta clave cuidar nuestra audición en otoño. La lluvia, el viento, el frío y la humedad nos pueden provocar catarros, bronquitis, faringitis o gripe, entre otras enfermedades.

Infecciones de las vía respiratorias superiores que afectan directamente a nuestra salud auditiva. Los niños y los ancianos son dos de los colectivos con mayor tendencia a padecer estos problemas, puesto que sus defensas son más débiles.

Doshoydos Cuidar nuestra audición en otoño

Ante esta situación, es útil seguir una serie de consejos para cuidar nuestra audición en esta época del año:

  • Realizar revisiones y controles periódicos es lo más saludable y recomendable.
  • Si hay una congestión habitual, es bueno acudir al médico, ya que la congestión nasal favorece el surgimiento de la otitis.
  • Prevenir cambios bruscos de temperatura.
  • Llevar a cabo una alimentación adecuada y rica en vitamina B-12 para fortalecer las defensas (leche y derivados, huevo, hígado y carne roja; y también pescados, como la trucha o el salmón).
  • Abrigarse bien cubriendo los oídos con orejeras y gorros, en especial tapando la nariz y la boca con bufandas, ya que están comunicadas con los oídos.
  • Lavarnos bien las manos y emplear alcohol en gel para evitar infecciones respiratorias de las vías altas.
  • Evitar los espacios cerrados con una mala ventilación y el tabaco, ya que favorece la aglomeración de moco.
  • Secar los oídos después de la ducha y limpiar los excesos de cerumen en la zona externa. No es recomendable introducir bastoncillos de algodón u otros elementos.
  • En el caso de llevar audífonos, limpiarlos con un paño fino y seco. También es bueno utilizar un deshumidificador por la noche para eliminar la humedad.
  • Si has sufrido una otitis o cualquier otra infección del oído, es conveniente realizar una exploración auditiva para verificar si la audición se ha visto afectada.

Y, como hemos indicado, los niños tienen un sistema inmunológico sensible a las agresiones externas. Como consecuencia, son más susceptibles a padecer trastornos auditivos durante los meses más fríos. Es muy frecuente la aparición de la llamada otitis media serosa o secretora, que se caracteriza por la acumulación de moco en los oídos. Los expertos apuntan que puede haber “riesgo de pérdida auditiva”, por lo que proteger a los niños del frío para evitar resfriados o catarros es vital.

En definitiva, el cuidado de nuestros oídos en otoño debe ser una parte fundamental de nuestro día a día. Somos los principales responsables de proteger nuestra salud auditiva y, por eso, si además contamos con un equipo de profesionales a nuestro servicio como el de Doshoydos, tendremos la garantía de un cuidado y atención únicos cuando sea necesario, lo que proporciona gran tranquilidad.

Por todo esto, al notar cualquier síntoma, pérdida auditiva o molestia, es recomendable acudir a un centro especializado para que nos realicen una revisión y aconsejen el mejor tratamiento.

2019-10-18T10:44:55+00:00 18 Octubre, 2019|Categories: Salud auditiva|